El Colegio de Estudios de Posgrado de la Ciudad de México, con honro muestra en su emblema institucional al “León de Nemea”.

El león, es entonces esa metáfora que se desenvuelve a un tiempo en dos grandes momentos: por un lado, es el coraje para estar en la oportunidad; de romper con la resistencia al cambio de ideas para lo cual se precisa de carácter, de bravura y por otro lado de violencia simbólica para retirar estructuras o ideas obsoletas.

Una vez resuelto el espacio de libertad, el hombre está en inmejorable situación para gestar nuevos modos de pensar. Así puede dar cauce a la apertura, al ascenso del espíritu, a los nuevos saberes, a los momentos más lúcidos de una conciencia que se recrea en la razón.

El colegio busca que sus estudiantes y egresados, exhiban seguridad plena en sí mismos, teniendo una fuerte determinación, no titubear ante las críticas, el trabajo duro, constante y honesto que los harán merecedores del respeto y reconocimiento en los diferentes ámbitos tanto en lo personal como en el profesional.

Para ello, sus estudiantes buscan la introspección, donde sostienen una lucha contra sí mismos, saliendo fortalecidos de la misma para buscar y alcanzar lo que persiguen, manteniendo una actitud positiva, para resolver los problemas a enfrentar, esto les permitirá siempre encontrar la mejor solución a los problemas mediante la perseverancia y deseos de superación en la vida, convirtiéndolos en dignos de recibir el reconocimiento por la sociedad.